Fueron los parronales ancestrales y sus mostos testigos del nacimiento de la Patria. De linaje criollo y la fuerza de los primeros habitantes de esta tierra generosa. Los brebajes que tiñeron la historia del campo tinta, blanca y rosada. Burbujeando entre risas, rinconadas y adoquines, o ardiendo ocultos entre los vientos cordilleranos. Otrora el alma misma de Chile, hoy son el legado de los últimos guardianes de esta noble tradición, los viñateros campesinos. Desde la región del Libertador General Bernardo O’Higgins traemos el mejor vino chacolí y chicha de uva de Chile.

Share This